Coenzima Q10, un gran antioxidante

Se indica para fortalecer el corazón pero también protege frente al cáncer y mejora el estado de la piel.

La coenzima Q10 –o ubiquinona– se extrae de la fermentación de remolachas y caña de azúcar. Se conoce desde 1957 y el país en el que más tradición tiene es en Japón, donde además de emplearse como suplemento forma parte de la lista oficial de medicamentos para la insuficiencia cardiaca y la angina de pecho.
La CoQ10 se comporta como una vitamina y está presente en todas las células. Actúa como antioxidante a nivel celular, estabilizador de las membranas y cofactor de procesos metabólicos, especialmente los relacionados con la producción de energía. También participa en la respiración oxidativa celular y la formación de ATP (adenosintrifosfato).

Coenzima Q 10 para acabar con los signos de la edad

 

La Coenzima Q 10 activa la respiración celular y protege las células de las toxinas causadas por los radicales libres por lo cual es una excelente herramienta en la ralentización del envejecimiento y como protectora ante enfermedades degenerativas relacionadas con la edad.

Al ser una sustancia antioxidante su efecto sobre la piel es fundamental, ya que controla la acción de los radicales libres y al ser aplicada mediante productos cosméticos de forma periódica ayuda a reparar los daños que se puedan haber suscitado en la epidermis incrementando el grosor y elasticidad de la misma.

La coenzima Q10 incorporada en cosméticos ayuda a reducir la profundidad de las arrugas y asegura un resultado  notable a partir de las 5 semanas continuadas de uso. Esta sustancia lo que hace es reducir la oxidación cutánea, minimizar las líneas de expresión y detener la degradación del colágeno de la piel.

La Coenzima Q10 la encuentras en cremas y tratamientos faciales, productos corporales en especial los reafirmantes, tratamientos para la regeneración de la piel de manos y pies así como en líneas cosméticas masculinas que se enfocan en disminuir los signos del cansancio, mejorar la piel del contorno de ojos y acabar con las  bolsas, ojeras y patas de gallo.

La edad ideal para comenzar a tratar la piel con productos con coenzima Q 10 es a partir de los 30 a 35 años dependiendo del tipo de piel de cada cual y gracias a ello se consiguen excelentes resultados en la ralentización de los signos de la edad.
Ya a partir de los 40 años no solo hace falta incorporar esta coenzima en productos de belleza para el rostro, sino también en necesario usarla en productos corporales.

 

Centro de estética María Victoria Escalona.

Visitanos en www.malagaestetica.es