Para tensar e iluminar la piel de la cara y escote, además redefine el óvalo facial, combinando el ultrasonidos y el peeling químico en una sola sesión.

glicolico

Este protocolo de cabina mediante frecuencias eléctricas estimulan la formación de colágeno, tensando la piel, hidratando y atenuando las arrugas.

Una vez conseguido que el soporte de la piel sea fuerte y que presente un aspecto liso e hidratado. Se procede a un peeling químico con alfahidroxiácidos, eliminando de forma controlada la capa más superficial de la piel, dando un aspecto rejuvenecido a la piel, suavizando las arrugas, elimina lo puntos negros, marcas de acné y pequeñas irregularidades.

La piel ahora se nos presenta nueva y con aspecto rejuvenecido y luminoso